Paseo manuel Girona 71, Barcelona

El hambre emocional – ¿Hacemos bien en premiar con comida?

A menudo las personas relacionamos la comida con la conducta y recompensamos a los niños con comidas que les gustan si su actitud es la que esperamos. Los padres podemos llegar incluso a relacionar una mala actitud con un tipo de comida.
Es probable que en tu infancia recuerdes esto como algo común, el premio de chocolate o repetir algo que estaba muy rico si te portabas bien. Ahora, gracias al estudio del comportamiento de los niños y de los avances en neuropsicología, hemos averiguado que es negativo para el desarrollo emocional de los niños y adolescentes premiarles o castigarles con comida. Además los psicólogos hemos evidenciado que en los adultos que han sido educados en esta idea tienen más problemas con la alimentación, experimentando ansiedad o llegando a desarrollar trastornos de alimentación como el trastorno por atracón.

¿Has oído hablar de hambre emocional?

El hambre emocional es el apetito que sentimos en respuesta a sentimientos negativos o de ansiedad y que solo saciamos con comidas grasas, hipercalóricas y poco saludables. Buscamos modificar la emoción negativa a través de lo gratificante de una comida que nosgusta. El problema es que el hambre emocional, a diferencia del hambre física, es muy difícil de satisfacer por completo.

Si quieres evitar que tus hijos relacionen la comida con el estado de ánimo:

  • Evita premiar con chuches, helados o snacks cuando tengas buen comportamiento. Puedes premiarles con más tiempo de calidad, con jugar más rato o con hacer un plan que les guste.
  • Si van a tomar, por ejemplo, un helado, es porqué hace calor y es refrescante, no por que se hayan tomado toda la cena.
  • Evita también frases que en ocasiones usamos los adultos como “necesito Chocolate” o “me merezco un postre🧁”, ya que es importante darles nuestro ejemplo.

Esperamos que estos consejos te ayuden a evitar, aunque sea en ocasiones, a no relacionar la comida con las emociones o las conductas.

Si observas que tu hijo/a come con ansiedad o tiene hambre emocional puedes hacernos una consulta y nuestros psicólogos intentaran guiarte para conseguirlo. Si, por lo contrario, crees que ya  de adulto eres víctima del hambre emocional, contactanos y te ayudaremos a superarlo.

Dejar un comentario