Paseo manuel Girona 71, Barcelona

La fina línea entre proteger y sobreproteger a los hijos

Sabemos que la sobreprotección no es sana. Esto resuena en nuestra cabeza desde siempre, desde antes de convertirnos en padres, desde que recuerdas observar a alguien criando a su hijo y haciéndole cosas que ya podía hacer solito.

La sobreprotección va de eso. De hacer las cosas por tu hijo, de no dejar que haga cosas que sabe hacer pero que quizás le causan malestar o que lo haga mal te causa malestar a ti.

Proteger, sin embargo, es sano. Proteger a alguien que necesita ser protegido por que no sabe o no puede por si mismo. Quizá más adelante pueda hacerlo, pero ahora no.

¿Qué diferencia hay entre proteger y sobreproteger a un hijo? Lo explicamos de forma sencilla:

Proteger es cuidar de alguien que no tiene recursos para cuidarse solo porque por la edad o características que tiene no ha desarrollado esa habilidad que necesita en un momento concreto. Ponemos ejemplos de protección:

  • Dar de comer a un bebé que no tiene habilidad motora suficiente para alimentarse por si mismo.
  • Vestir a un niño cuyas habilidades motoras finas no le permiten hacerlo solo.
  • Evitar que se exponga a situaciones que por su edad no puede entender.

❌Sobreproteger es cuidar de alguien que tiene recursos para cuidarse solo pero que nos angustia que pueda experimentar malestar, o cualquier sentimiento negativo, o bien que cuando realiza esa tarea lo hace de una manera equivocada desde nuestro punto de vista adulto. Ponemos ejemplos de sobreprotección:

  • Alimentar a un niño/a que puede hacerlo por si mismo, solo por el hecho de que pueda mancharse o vaya demasiado lento (o temamos que pueda atragantarse). o Vestir o desvestir a un niño/a que pueda hacerlo solo pero que se frustra por que le cuesta o que consideramos que no tenemos tiempo para esperar el tiempo que necesita para hacerlo.
  • Evitar que se exponga a cualquier situación que pueda crearle un malestar.
    Los niños sobreprotegidos, a menudo experimentan inseguridad, ansiedad y dificultad en la regulación emocional.

La clave está en exponer a los niños a situaciones que pueden entender por su edad evolutiva, acompañados de los adultos, quienes les ayudaran a desarrollar habilidades de gestión de esa situación.

En nuestra consulta de psicología nos encontramos a menudo las consecuencias de hijos que han sido sobreprotegidos, por lo que te reocmendamos consultar con un psicóologo infantil si crees que puedes estar cayendo en una conducta de sobreprotección de tus hijos.

Dejar un comentario