Blog

Consejos para una mejor vuelta al cole

 

Pues sí, las vacaciones escolares ya se acaban y vuelve la rutina: los madrugones, los “bébete toda la leche”, el “mamá átame tu las bambas”, los “¿has cogido todo? – si… -¿Seguro? – Siiiii….. -¿Has cogido la bolsa de deporte? – ah, no, eso no…”, los atascos y llegar al trabajo como si salieras de una maratón. Aunque para los padres es un alivio que sus hijos empiecen de nuevo el colegio y sus rutinas, hay algunos niños que les cuesta un poco más los inicios y los cambios. Para ellos es este post, y para aquellos que quieren reforzar un poco a sus hijos este año en la vuelta al cole.

 

Desde Psicología Infantil y Familia queremos dar una NORMA BÁSICA y 3 consejos. La diferencia de Normas y consejos es que la norma es IMPRESCINDIBLE y los consejos recomendables:

 

NORMA: Escuchar lo que el niño siente, darle espacio para hablar, acoger sus sentimientos y contener su ansiedad.

¿Y cómo hago esto?. Os lo explicamos con un ejemplo:

 

Madre: Mañana empieza el cole eh! Tienes ganas?

Hijo: NO…

Madre: ¿¡Cómo que no!? Si te encanta ir al cole y además verás a tus amigos.

Hijo: Este año no…

Madre: Va, seguro que vas mañana y estás encantado. No pasa nada. ¿Porqué no quieres ir?

Hijo: Por que no… no sé… no quiero… será muy difícil…

Madre: Anda… que va, ya verás como no.

 

Supongo que algunos reconocéis esta conversación u os parece familiar. Cuando un niño siente rechazo por algo, seguro que tiene un motivo, a veces es fácil de reconocer, en ocasiones es difícil, y en otras prácticamente imposible. No intentéis convencer a vuestro hijo que sienta algo que crees oportuno en ese momento. Por lo contrario, es necesario acoger su emoción, buscar el motivo y darle buenos argumentos para tranquilizarle. A los hijos les gusta saber cómo se enfrentaban sus padres a los retos que ellos están viviendo ahora. Os lo explico con otro ejemplo mucho más positivo:

 

Madre: Mañana empieza el cole eh! ¿Tienes ganas?

Hijo: NO…

(acoge su sentimiento, compréndelo y dale una opción de argumento)

Madre: Te entiendo, después de tantos días de vacaciones empezar las clases otra vez quizá te da pereza. ¿puede ser eso?

Hijo: No… no sé… es que será muy difícil

(Acoge su sentimiento, compréndelo y si te da su argumento dile que tiene razón en pensarlo pero tiene que intentar pensar en positivo)

Madre: Cada curso tiene cosas nuevas que aprender y al principio pueden parecer difíciles, pero luego te das cuenta de que no lo eran. ¿Te acuerdas que el año pasado, en estas fechas, también pensabas lo mismo?

Hijo: si… pero este curso es más difícil.

(Acoge su sentimiento y busca recursos que le den seguridad que ya haya utilizado antes en situaciones similares)

Madre: Claro, es verdad. Pero ¿qué haces cuando algo te resulta difícil?

Hijo: Preguntar para que me lo expliquen otra vez.

(Confirma su respuesta y motívale a que se enfrente seguro de sí mismo)

Madre: ¡Exacto! ¿Ves? Lo vas a hacer genial, y papá y yo estamos aquí para ayudarte en todo.

 

Y ahora van los 3 consejos que recomendamos poner en práctica:

 

 

Si podéis acoger los sentimientos de los niños y reconocer que es normal que se sienta así y demostrarle con buenos argumentos que son capaces de enfrentarse a lo que temen, tendréis asegurado un inicio de curso con más ganas y seguridad.

 

Consejo 1:

- Inicia las rutinas unos días antes de volver al colegio. acostarse pronto y madrugar son dos cosas que quedaron a finales de junio y que hace falta recuperar. Intenta pasar un fin de semana activo con rutinas parecidas a las escolares. También es aconsejable recuperar el horario de las comidas ya que son parte de la rutina que ayuda y ayudan a regular el sueño-vigilia.

Consejo 2:

- Prepara el material con tu hijo. Involucrar a los niños y hacerles partícipes de los preparativos es siempre buena idea. Que puedan escoger qué bolígrafos quieren o el color de las libretas les ayuda a tener más ganas de estrenar ese nuevo material y por tanto de comenzar el colegio.

 

Consejo 3:

- Contágiales de ilusión por cada detalle. Los cambios son difíciles e impredecibles, y en la edad escolar cada día hay que adaptarse a alguna nueva experiencia. Por eso es necesario que vivan con ilusión cada momento y para ello tenemos que ayudarles a que busquen motivos para sentirse seguros y motivados. Por ejemplo, puedes dejarles notas motivadoras dentro del desayuno de media mañana como “que tengas un fantástico primer día de cole”, “pásatelo genial en el primer patio de este curso” o un simple (pero efectivo) “¡¡Te quiero!!”. Quizá han pasado una mañana un poco nerviosos pero recuerdan que su padres piensan en ellos y saben que todo les irá bien.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4 consejos para que los niños colaboren en casa

Las tareas del hogar son repetitivas, frustrantes y poco agradecidas, sobretodo desde el punto de vista de un niño. Los …

Cómo lograr que los hijos te expliquen cómo ha ido su día de cole

Cada día cuando vemos a nuestros hijos después del cole la pregunta es inevitable: “¿Cómo ha ido el cole?” A …

Cómo escoger las actividades extraescolares

Con la llegada de las vacaciones llega un largo periodo de descanso pero a la vez nos sirve para valorar cómo ha ido el …