Ronda General Mitre 90 bis, Barcelona

¿Por qué los adolescentes de hoy están tristes?

tristeza-en-adolescentes

En 2022 estamos experimentando una crisis extrema de salud mental entre los adolescentes. Creo que puedo hablar en nombre de la mayoría de psicólogos, que en los últimos meses estamos viendo un empeoramiento general de la salud mental de nuestros jóvenes.

Hoy quiero compartiros unos datos de EEUU que vienen a reflejar esta situación.

 De 2009 a 2021, la proporción de estudiantes de secundaria estadounidenses que dicen tener “sentimientos persistentes de tristeza o desesperanza” aumentó del 26% al 44%, según un nuevo estudio de los CDC. Este es el nivel más alto de tristeza adolescente jamás registrado.

La encuesta gubernamental realizada en EEUU, que se llevó a cabo en los primeros seis meses de 2021, encontró una gran variación en la salud mental entre los diferentes grupos. Más de una de cada cuatro chicas informó de que había contemplado seriamente la posibilidad de suicidarse durante la pandemia, lo que supone el doble de la tasa de los chicos. Casi la mitad de los adolescentes LGBTQ dijeron que habían contemplado el suicidio durante la pandemia, en comparación con el 14% de sus compañeros heterosexuales.

Pero el panorama general es el mismo en todas las categorías: Casi todas las medidas de salud mental están empeorando, para cada grupo demográfico de adolescentes, . Desde 2009, la tristeza y la desesperanza han aumentado para todas las razas; para los adolescentes heterosexuales y los homosexuales; para los adolescentes que dicen que nunca han tenido relaciones sexuales y para los que dicen que han tenido relaciones sexuales con hombres y/o mujeres.

Entonces, ¿por qué ocurre esto?

Vamos proponer varias respuestas a esa pregunta . Pero antes de empezar con eso, quiero rechazar algunas falacias tentadoras.

La primera falacia es que podemos atribuir todo esto a que los adolescentes se comportan mal. De hecho, muchos de los comportamientos autodeclarados de los adolescentes van en una dirección positiva. Desde la década de 1990, el consumo de alcohol al volante se ha reducido en casi un 50%. Las peleas en la escuela se han reducido en un 50%. El acoso escolar ha disminuido. Y la aceptación del colectivo LGBTQ ha aumentado.

La segunda falacia es que los adolescentes siempre han sido malhumorados, y que la tristeza parece estar aumentando sólo porque la gente está más dispuesta a hablar de ella. Las mediciones objetivas de la ansiedad y la depresión -como los trastornos alimentarios, las conductas autolesivas y los suicidios de adolescentes- han aumentado considerablemente en la última década.

La tercera falacia es que la crisis actual de la salud mental fue causada principalmente por la pandemia y una reacción exagerada al COVID. El aumento de la tristeza de los adolescentes no es una tendencia nueva, sino la aceleración y ampliación de una tendencia que empezó claramente antes de la pandemia. El hecho de que el COVID parece haber empeorado la salud mental de los adolescentes ofrece pistas sobre lo que realmente está impulsando el aumento de la tristeza.

1. El uso de las redes sociales

Hace cinco años, la psicóloga Jean Twenge escribió un influyente y controvertido artículo en The Atlantic titulado “¿Han destruido los teléfonos inteligentes a una generación?”, basado en su libro iGen. Alrededor de 2012, Twenge escribió que había observado que la tristeza y la ansiedad de los adolescentes empezaban a aumentar de forma constante en Estados Unidos y otros países ricos desarrollados. Buscó explicaciones y se dio cuenta de que 2012 fue precisamente el año en que la proporción de estadounidenses que poseían un teléfono inteligente superó el 50% y el uso de las redes sociales móviles se disparó.

Las redes sociales no son como el veneno para ratas, que es tóxico para casi todo el mundo. Es más bien como el alcohol: una sustancia ligeramente adictiva que puede mejorar las situaciones sociales, pero que también puede provocar dependencia y depresión entre una minoría de usuarios.

¿Por qué los medios sociales pueden afectar de esta manera a la salud mental de los adolescentes? Una de las explicaciones es que los adolescentes (y las chicas adolescentes en particular) son especialmente sensibles al juicio de los amigos, los profesores y la multitud digital. Como ya he escrito, las redes sociales parecen secuestrar esta aguda sensibilidad de los compañeros e impulsan un pensamiento obsesivo sobre la imagen corporal y la popularidad. El problema no es sólo que las redes sociales alimenten la ansiedad, sino que hacen más difícil que los jóvenes de hoy en día afronten las presiones del crecimiento.

La socialización ha bajado

Muchos autores subrayan que el mayor problema de las redes sociales podría no ser las redes sociales en sí mismas, sino las actividades que sustituyen.

“Les digo a los padres todo el tiempo que si Instagram se limita a desplazar a la televisión, no me preocupa”, declaró Steinberg. Pero los adolescentes de hoy en día pasan más de cinco horas diarias en las redes sociales, y ese hábito parece estar desplazando muchas actividades beneficiosas. La proporción de estudiantes de secundaria que duermen ocho o más horas se redujo un 30% entre 2007 y 2019. En comparación con sus homólogos de la década de 2000, los adolescentes de hoy son menos propensos a salir con sus amigos, obtener su carnet de conducir o practicar deportes juveniles.

3. Estrategias modernas de crianza

En los últimos 40 años, los padres -especialmente los que tienen un título universitario- han duplicado la cantidad de tiempo que dedican a entrenar, hacer de chófer, dar clases particulares y ayudar de cualquier otra forma a sus hijos adolescentes. Los padres de altos ingresos, en particular, dedican mucho más tiempo a preparar a sus hijos para el competitivo mundo universitario y laboral.

En segundo lugar, los investigadores han observado un amplio aumento del estilo de crianza “de comodidad”. Si una niña tiene miedo a los perros, una “acomodación” sería alejarla de todas las casas de amigos con perro, o si un niño no quiere comer verduras, alimentarlo sólo con otros alimentos. Estos comportamientos son fruto del amor. Pero parte de crecer es aprender a liberar las emociones negativas ante el inevitable estrés. Si los niños nunca descubren cómo hacerlo, es más probable que experimenten una ansiedad severa en la adolescencia.

La verdad es que no me satisface ninguna de las explicaciones anteriores, por sí solas. Pero no veo ninguna razón para mantenerlas solas. Interactúan, se amplifican y se componen. Y juntas pintan un cuadro poderoso.

El mundo es abrumador, y un ciclo de noticias ineludiblemente negativo crea una atmósfera de pesadumbre existencial, no sólo para los adolescentes sino también para sus madres y padres. Cuanto más abrumador les parece el mundo a los padres, más intentan envolver a sus hijos con una burbuja de acomodación. Con el tiempo, este estilo de crianza protectora priva a los niños de la resistencia emocional que necesitan para manejar las tensiones del mundo. La infancia se vuelve más insular: El tiempo que se pasa con los amigos, conduciendo, teniendo citas y trabajando en el verano disminuye. Las presiones universitarias se disparan. Por fuera, los adolescentes crecen más despacio, pero por Internet crecen más rápido. Internet expone a los adolescentes no sólo a amistades solidarias, sino también al acoso, a las amenazas, a las conversaciones desesperadas sobre la salud mental y a una serie de problemas globales sin solución: un carnaval de negatividad. Las redes sociales ponen en el bolsillo de cada adolescente una batalla real cuantificada por la escasa popularidad que puede desplazar horas de sueño y hace que muchos adolescentes, especialmente las chicas, se sientan peor con su cuerpo y su vida. Si a estas tendencias se les añade una pandemia mundial y un periodo de aislamiento social sin precedentes, el notable aumento de la tristeza adolescente no parece tan misterioso, ¿verdad?

Dejar un comentario