Paseo manuel Girona 71, Barcelona

Hermanos, no forzosamente amigos

«Cariño, creo que ha llegado el momento de ir a por un hermanito para Carlitos, así jugarán juntos y se harán compañia.»

Cuando tienes un hijo y te imaginas la imagen idílica de dos hermanos jugando juntos, pintando, chutando una pelota, montando una contrucción, jugando con animalitos o simplemente charlando. ¿Con qué edad te los estás imaginando…?

Debes tener en cuenta que el pequeño va a ser una molestia para el mayor SIEMPRE. .

Cuando tiene 1, probablemente querrá todo lo de su hermano, pero no para jugar, si no para chupar o tirar. Y su hermano mayor lo vivirá como algo asqueroso y lo expresará con frustración. .
Cuando tiene 2, no le podemos pedir que comprenda las normas de un juego y juegue su papel. Problemente se dedique a acaparar los juguetes de su hermano y reivindicar su espacio con gritos, pataletas, y… en definitiva, no podrá ser un compañero ideal de juegos
Cuando tiene 3 y ya puede seguir un poco el juego, el mayor problemente esté en una fase de perfeccionismo: dibujar, montar, estrategias, lenguaje, precisión.. así que el pequeño le molesta y no le sigue.

Cuando tiene 4… bueno esto ya empieza a ser otra cosa, pero resulta que tienen intereses diferentes y no hay manera de que jueguen juntos.

Madre mía!!!! Y yo que pensé que darle un hermanito era la manera de tener un compañero de juegos siempre!

Pues no… el segundo hijo no es un amigo para el primero, es TU SEGUNDO HIJO con sus particularidades y necesidades, con su desarrollo personal y sus gustos. NO es un compañero de juegos para el primero, y si es eso lo que pretendías, quizás te sientas un poco frustrad@.

Si tienes suerte (y no te salen los dos demasiado intensitos) y os esforzáis para contruir una relación de #respeto y admiración entre ellos, quizás se encuentren en algún momento y jueguen a ratitos juntos antes de los 4 años del pequeño.

Ya cuando crezcan, y si se hace un buen trabajo, puedes conseguir esa imagen idilica de los hermanos amigos… pero paciencia y trabajo para llegar a ello!


¿Cómo ayudarles a construir esa #relación de respeto y admiración? Aquí van unos consejos de nuestro equipo de psicólogos infantiles:

  • Protege a cada uno de las injusticias del otro: si el pequeño le quita un juguete al mayor evita decir: «déjale que es pequeño» si no » anda, ya te ha cogido otro jueguete! ay ay… que paciencia tienes que tener… menos mal que te tiene de hermano mayor , peor ahora le decimos que te lo dé». Así evitas la rabia entre ellos.
  • Juega con los dos a algo que domine el mayor pero que el pequeño disfrute. Por ejemplo, les propones pintar y animas a cada uno a que admire el trabajo del otro «mira tu herman mayor que bien dibuja, se nota que es mayor y se esfuerza mucho» y » Tu también pintas suuuuper bien, ¿Verdad? para tener 2 años hace unas manchas preciosas……» buscando la complicidad del hermano mayor.
  • Prepara cosas con cada hipo para el otro. Por ejemplo, comprarla la merienda que le gusta al mayor y hacer que el pequeño se lo dé, etc. ASí promueves la gratitud y generosisdad entre los hermanos.

Dejar un comentario