Mes: octubre 2017

Cómo lograr que los hijos te expliquen cómo ha ido su día de cole

Cada día cuando vemos a nuestros hijos después del cole la pregunta es inevitable: “¿Cómo ha ido el cole?» A los padres, la pregunta se nos escapa de los labios de forma automática, casi sin poder evitarla.  Aunque la pregunta parezca fácil, la respuesta suele ser escueta y parecida todos los días: “Mmmmmmm”, “Bien” o “No, se. ” Una comunicación mínima y frustrante, pero no por ello dejamos de repetir la misma pregunta al final de cada jornada escolar.

¿Cómo podemos conseguir que los niños nos hablen de su día a día? ¿Por qué fracasa esta pregunta? Esta una de las dudas que más se repiten en una consulta a un psicólogo infantil.

En primer lugar, estamos preguntando a nuesto/a hijo/a que nos resuma cientos de cosas –algunas positivas y otras no tanto- que le han sucedido durante el día. Debemos tener presente que los niños no tiene la capacidad de sintetizar, ni de seleccionar las informaciones más relevantes como los adultos, por eso la respuesta a la pregunta es muy poco satisfactoria por ambas partes.

Para los papás y mamás preguntar sobre el cole es una manera de interesarnos por ellos; pero los niños se sienten ampliamente interrogados y obligados a contestar sin saber exactamente qué queremos que nos expliquen. Ellos no perciben la pregunta como una manera de establecer una conversación divertida, sino una pregunta amplia y abstracta que repetimos cada día.

También es importante tener en cuenta que una jornada escolar es muy larga y no siempre pasan cosas positivas o satisfactorias. Es más, una jornada escolar puede ser estresante y difícil para muchos escolares, en la que no todo sale bien. Es normal y lógico que, al salir de la escuela, no quieran recordar los malos momentos ni sus fallos y prefieran hablar de otra cosa; ¡Exactamente como nos ocurre a los adultos!

Cambiar la pregunta es clave para generar una conversación: sustituir las preguntas generalistas por preguntas sobre acciones más específicas y/o personas concretas, facilitan la posibilidad de descubrir diferentes visiones de lo que piensan, sienten y viven los niños y niñas en su día a día. Preguntas como ¿qué clase te ha gustado más?, ¿A que habéis jugado hoy en el patio?, ¿Cuál ha sido la clase más divertida?, ¿Ha pasado alguna cosa que no te haya gustado hoy?, ¿Hoy has tenido (asignatura preferida)?, ¿Qué ha dicho el profesor cuando ha visto lo que traías?, permiten iniciar conversaciones sorprendentes, divertidas ¡y muy interesantes!

 

Sílvia Serra i Serrat

Psicóloga infanto-juvenil y de familia.

Col.: 18.485

Por qué hay mas divorcios después del verano?

Tras el verano  la tasa se divorcios aumenta. Hay más divorcios después de las vacaciones, y esto es una realidad. Y ¿por …

Niños, alimentación y pantallas

  Cuando los niños están viendo algo e una pantalla (television, tablet o móvil) se quedan absortos, hipnotizados, …

hambre emocional

El hambre emocional – ¿Hacemos bien en premiar con comida?

A menudo relacionamos la comida con la conducta, recompensamos a los niños con comidas que les gustan si su actitud es la …